Mis 6 clásicos en management

Estos tiempos atribulados son una fuente de experiencia e información sin límite. Se puede observar cómo los individuos, las empresas o las sociedades sortean la incertidumbre con más o menos fortuna. Los consultores geoestratégicos de Stratfor mantienen la tesis que los países están limitados por su cultura, por su manera particular de hacer las cosas, de hacer la historia. Y esto aplica al mundo empresarial.

La empresas no hacen lo que quieren, hacen lo que pueden.

Estamos inmersos en un complejo proceso de cambio económico y social. Son múltiples los vectores que impulsan esta revolución: Inestabilidad geopolítica, crisis de recursos y energía, globalización, cambios sociales, ocaso de la economía industrial, crisis financiera, crisis ecológica, emergencia de la economía del conocimiento, crisis de los Estados-Nación…

Hoy, más que nunca, la innovación, la transformación y la adaptación son prioridades incuestionables. Tenemos que aprender a convivir con la incertidumbre, el miedo y el caos, lo impredecible.Y “cada maestrillo tiene su librillo”.

Mi visión de la realidad se construye sobre 6 premisas, todas ellas teóricas. No son ni axiomas ni certezas, son una base, un punto de apoyo desde donde iniciar un proceso de análisis. Estas premisas precisan datos; no “todos” los datos pero sí los suficientes y relevantes para poder tomar decisiones…Y decidir, recuerdo, es reducir la probabilidad de error.

Son, como dice mi amigo Isidoro, titulares pero, para mis limitadas facultades, son un punto de apoyo.

  • Clásico 1: Teoría de la Evolución de las Especies. La naturaleza no prima ni la fuerza ni la inteligencia, sólo la capacidad de adaptación. Por tanto, “escucha crecer la hierba”.
  • Clásico 2: Sistemas Emergentes. La acción individual, al crecer la escala del sistema, genera comportamientos colectivos propios de un nivel de organización superior, con normas que parecen no precisar de autoridad superior alguna. “Crear sistemas con reglas sencillas y esperar la emergencia”.
  • Clásico 3: Ley de la Gravitación universal. La fuerza ejercida entre dos cuerpos de masas separados por una distancia es proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia. “Cuestión de masa y, en estos tiempos, masa es sinónimo de talento”.
  • Clásico 4: Manifiesto ClueTrain. El mercado, como la sociedad, se basa en el diálogo. “Un paso más hacia la economía del conocimiento”.
  • Clásico 5: Mecánica relativista vs mecánica cuántica. Cuánto más pequeño es el objeto de estudio o de acción, la posición del observador es más determinante en el resultado y, por tanto, más probabilidades de error hay. “Influencia, impulso, distancia y reglas sencillas”.
  • Clásico 6: La innovación es un proceso de ideación, análisis, validación, ejecución y evaluación que tiene por objeto reducir el consumo de energía de un sistema incrementando el resultado; esto es, su eficiencia. “Hacer de la innovación el proceso más crítico de la empresa”.

Cada uno de estos “clásicos” tienen su desarrollo y lo aplico, con más o menos fortuna, en cada proyecto y acción. Ya sea incrementar las ventas de un producto o desarrollar la cultura de una empresa, sea abrir nuevos mercados o transformar una compañía, en el diseño de un evento o en el desarrollo de un plan de marketing… cada una de estas piezas tiene su espacio.

Me apasiona la probabilidad, me intriga el caos y me domina la incertidumbre.

Anuncios