Sí, juntos podemos…avanzar.

Vivir en tiempos bisagra es lo que tiene; uno no sabe si se aproxima al caos o al nacimiento de un nuevo orden. Todo depende de qué rol te toque en esta partida de ajedrez globalizada. Yo, a pesar de mis dudas, de la incertidumbre, de la recesión creo que es un momento de oportunidades.

Me explico, como ya es habitual, en cinco puntos:

1.- Es momento de innovación pura. Las organizaciones, el mercado, las empresas, los consumidores…todo se somete a revisión y todo es cuestionable. Las organizaciones tienden a aplanarse y las funciones se diluyen en la frenética actividad diaria. Las jerarquías no funcionan, la burocracia es un cáncer y cada vez más los entornos abiertos y colaborativos demuestran su eficiencia…

2.- Lo importante, en este nuevo modelo, es lo que aportas a la organización entendida como la suma de individuos con los que se interactúa y colabora. Es cierto que los killers todavía tienen su espacio pero su camaleónicos disfraces son torpes y evidentes; se refugian en los modelos arcaicos y obsoletos de empresas jerarquizadas e infestadas de procedimientos. Tienen los días contados.

3.-Lo fundamental es actuar, como dice mi amigo Guillermo Rius (uno de los profesionales más brillantes y visionarios que conozco). En el fondo todo se reduce a si eres un personaje activo o si esperas que te las den todas. Es el momento de asumir riesgos, de aprender, de construir, de la prueba y el error.

4.- ¿Quién necesita líderes infalibles? Somos humanos y nadie es perfecto. Pretender estar en posesión de la verdad absoluta es tan irracional como creer que alguien es infalible. Es cuestión de madurez. Ofrezcamos lo mejor de nosotros mismos e intentemos mejorar nuestras debilidades. Por responsabilidad con uno mismo y con la sociedad. Si esperas que un líder carismático te “salve”, date por muerto…Lo digo por experiencia.

5.- Es posible y saludable desarrollar nuevos modelos organizativos, sobre estructuras horizontales, colaborativas y dinámicas. Debes ser un miembro activo de la comunidad. Tus ideas, tus impresiones, tus sensaciones son importantes, fundamentales y enriquecedoras para los otros. Aprender a escuchar es tan valioso como aprender a expresarnos. Aprendemos sobre el diálogo y la colaboración, no sobre la imposición y el dominio.

En resumen, juntos podemos, juntos avanzamos, juntos progresamos, juntos crecemos, juntos aprendemos…

El futuro se escribe en plural.

Buenos días a todos.

Anuncios