Algunos “enlaces” para pensar

Me maravillan las personas ordenadas. Es una virtud que ni he fomentado ni mi personalidad favorece. Es un rasgo que me acompaña desde la más tierna infancia.

Hoy, sin duda, habría sido diagnosticado de “déficit de atención” o de “hiperactividad”, pero en mis tiempos mozos, cuando los yogures sabían a yogur, la tele se desconectaba al mediodía y el Seat 600 hacia furor entre la clase trabajadora, era, simplemente, un rebelde a quien domar.

Quizá aceptarse a uno mismo sea, para personajes de mi perfil, una de las tareas más arduas y complejas de toda la vida. Envidio a quiénes tienen una agenda sin tachones, a los que anotan en su calendarios digitales todas las citas, a los que tienen las mesas despejadas de papeles, a los que planifican y siguen el plan. Yo lo intento pero no me sale.

De hecho, todas las mañanas, desde las 06:00 am y las 07:00 am suelo recorrer la red guiado por ese cerebro cuántico que me acompaña desde el principio de mi tiempo. Son, sin duda, saltos sin lógica, pero son, también, un espejo de lo que soy.

Los periódicos tradicionales andan en momentos flojos.

Seguramente, como comentaba a Allison en Facebook, asistiremos al final de un medio y de un oficio que nació en el XIX. La presión tecnológica sobre el soporte es imparable y los tablets, los ebooks y los iPads rodean, como los indios norteamericanos a las caravanas de conquistadores pioneros, a un soporte antiecológico, incapaz de actualizarse pero, así es, extremadamente funcional. Sospecho que la crisis de los medios tradicionales no viene tanto de la mano del soporte papel como de un modelo de periodismo que se está quedando obsoleto. Los datos de tráfico, publicados por Nielsen, certifican que es el modelo de periodismo y no sólo el soporte, el que está en decadencia. Puede que la renovación del medio traiga consigo también un cambio en las formas. Aquí tenéis un nuevo ejercicio de creatividad del diseñador Jae Kim.

El Euro, en el frente de batalla.

Haciendo, como es habitual en mí, política-ficción comentaba que para España salir del Euro era una opción a tener en cuenta. Así, sencillamente, hemos bandeado las crisis anteriores. Devaluamos la moneda y, zas, ganamos competitividad. Pero el Euro, que nos impulsó de país en vías de desarrollo a potencia mundial, impide este tradicional recurso patrio. Claro que el Euro y la vieja Europa están también en el centro de este innovador “teatro estratégico”. Para los EE.UU. una Europa fuerte y unida es, simplemente, una opción inaceptable. Tampoco tiene que hacer mucho, los europeos sabemos, solitos y sin ayuda, desencadenar guerras devastadoras, fragmentarnos en mini-estados nacionales o no asumir, con determinación y valentía, decisiones incómodas pero necesarias. Una entrevista en El País con Joseph Stiglitz y un artículo de opinión/análisis en Diagonal Web pueden ilustrar este seísmo monetario por venir.

¿Y las conversaciones sobre el volcán de nombre imposible de escribir?

El lunes no se hablaba de otra cosa. Viajases o no viajases, el polvillo grisáceo parecía apoyarse en el teclado, los hombros y la conciencia de todos. Como simios perplejos, observábamos las imágenes y los vídeos con el asombro y el temor atávico ante una naturaleza brutal, violenta e ingobernable. En el fondo, nos encanta enfrentarnos con cuestiones irresolubles, ésas que nos tocan la autoestima como especie y nos sitúan en un espacio biológico más aceptable. De todos modos, explicaciones hay para todos los gustos. Desde los apasionados de las conspiraciones hasta los místicos, todos encuentran un espacio, un público y una explicación a lo que sucede.
De las consecuencias de los volcanes en la naturaleza, baste saber que han sido responsables de glaciaciones y, no hace mucho, nos robaron el verano, como informa ABC. El volcán islandés seguirá sacudiendo nuestra autoestima, nuestra economía pero sus imágenes nos regalarán con uno de nuestros placeres más íntimos y poderosos: el asombro ante la magnificiencia de la naturaleza y nuestras propias limitaciones. Aquí, una imágenes para satisfacción de temerosos, placer de estetas y alimento de catastrofistas. Vale, la fuente es Hola, pero las fotos están muy bien.

Ahora, para imágenes divertidas e impactantes, un botón de muestra.

Desde la irrupción de Photoshop en el mundo de las descargas online, la fotografía no es lo que era. Uno ya no se puede fiar de lo que ve. No sólo desaparecen lorzas y estrías, se estrechan caderas y se blanquea la piel, al más puro estilo soviético desaparecen personajes o aparecen banderas. Pero el retoque no es únicamente manipulador, también es estética. Aunque sin Photoshop también se puede hacer de la imagen un espacio de ensoñación, de estética y de asombro…si no “mirad” estas fotos tomadas “en el último momento” o estas otras sin “retoques” ni cirugías. Y, si es por epatar, visualizad el vídeo del despegue del Saturno V a 500 fotogramas por segundo.

No tengo claro si me gustaría ser otro o no, si debería centrarme en reducir mi caos o en seguir deambulando por este espacio impredecible y asombroso. La logopeda de mi hijo ya me indicó que si decides caminar por el borde del camino o campo a través la vida es más compleja, más incierta y más dolorosa. En el fondo, creo, somos lo que queremos ser, lo que nuestros miedos nos permiten y nuestras fortalezas nos refuerzan. Sí, seguro que es la crisis de los 50, o la crisis económica o que, como me ha pasado toda mi vida, no termino de encontrar mi sitio.

A veces, diariamente para ser exactos, me pregunto por qué escribo este triste blog, qué busco o qué quiero encontrar expresándome en un espacio repleto de voces más brillantes, consecuentes y especialistas que la mía. En el fondo, creo, que es una conversación conmigo mismo, un truco evolutivo para “ordenarme”. No se. Me debo a mis fieles seguidores (2) pero cada día es más fuerte la sensación de que el silencio es, de entre todas, la opción más adecuada.

Termino el post y empiezo el día. No estoy en New York ni me desbordan proyectos asombrosos pero desde Las Rozas de Madrid, paraíso de los factories, y con mi xperimentas.com, mi formación 2.0, mi automatización de herramientas de marketing y mis presentaciones a clientes os deseo buena suerte a todos.

Anuncios