Cuando manda el cliente…

El paradigma 2.0 da el poder a los individuos, a los clientes. No hace falta tener un grupo o ser un crack en contactos, es suficiente con expresar tus opiniones a tu minigrupo de amigos para crear una ola creciente que se extiende por la red y termina, tarde o temprano, golpeando a la marca. Es una combinación de individualismo y colectividad. En un universo social hiperconectado encontrar afines a nuestras ideas es sencillo, sólo probabilidades.

Algunas ideas:
El universo cliente se fracciona en segmentos cada vez más pequeños y más específicos. La comunicación y el marketing se impondrán a ventas y finanzas. O, en buen sentido, ventas y finanzas serán parte de comunicación y marketing.

La tecnología es una herramienta pero las personas, los individuos ganan terreno. No habrá café para todos. Para cada segmento, para cada minitarget es necesario personas que generen. modulen y analicen la información.

Mantener a la empresa cohesionada y orientada frente a la tensión que supone un mercado hiperfragmetado, será una de las claves de los próximos años. Las peculiaridades de cada segmento, dentro y fuera de la empresa, presionarán para obtener el producto o el servicio que necesitan o esperan. Las contradicciones estarán a la orden del día.

¿El modelo se romperá? Es probable. Por un lado, las empresas orientadas al mercado: proactivas, creativas, innovadoras, adaptables y horizontales. Por otro, las empresas orientas a la producción; reactivas, tecnificadas, estructuradas y verticales.

En síntesis, más emoción, más comunicación, más empatía.

Son tiempos de cambios, súmate a ellos.

Usa tu imaginación.

Anuncios