Tres mensajes de aliento

Lo digo y lo repito siempre que puedo: El marketing de toda la vida ha muerto. Y los sesudos especialistas, también. Y los profesores universitarios y los ponentes en las escuelas de negocio. Ni redes sociales, ni los newmedia, ni Google, ni Internet de pago… Todo eso son las consecuencias, ni la causa ni el soporte. El cambio es una transformación social radical y profunda que requiere otra manera de comunicar, mas sensual, más emocional, más sincera, más leal…

Primero: Cambiar no es una opción.
Segundo. Innovar no es una posibilidad.
Tercero: Adaptarse es una condición “sine qua non”.

Dicho esto, ¿Cómo aplico estas memeces al marketing?

Primero: Si sigues comunicando lo mismo a los mismos y de la misma manera. No lo dudes, estás muerto.
Segundo: Si prefieres lo malo conocido a lo bueno por conocer, cambia de refranero.
Tercero: Rompe las reglas. O no sirven o no te sirven. Arriésgate, solo los más flexibles tienen un futuro.

Creatividad es libertad, es juego, es diversión. Comunicar una oferta no tiene que ser ni mediocre y ni vulgar.

Venga! Arriésgate. Si tu comunicación no funciona, si notas que tus clientes ya no te “sienten” como antes… Cambia de agencia, cambia de creatividad, cambia de soportes. ¿Por qué no lo haces? ¿No te dejan? ¿No te atreves? Cambiar de agencia es como iniciar una nueva relación de pareja. Hay que tener ilusión, proyectos en común y visitar juntos la Ruta del networking, hacer el crucero de la Fidelización o tomar el sol en las playas idílicas de los incentivos de venta. O, lo que es lo mismo, dejarse llevar por una emoción…

Anuncios