R.I.P. MKDIRECTO TRADICIONAL

“Aquí yace el marketing directo tradicional. Los clientes, sus diseñadores, las agencias, las imprentas, los manipuladores y Correos ruegan unos minutos de silencio”.

A bote pronto, 7 razones “personales” que enterrarán el marketing directo tradicional:

No es ecológico.
¿Alguien ha evaluado el coste medioambiental del marketing directo? Árboles, Papeleras, productos químicos, tintas, distribución…

Es antiguo
¿Dónde está el sonido?¿Dónde está el vídeo? ¿Lo puedo ver en mi iphone o en mi HTC? ¿Puedo rellenar el formulario o ampliar la información en tiempo real?

Es invisible
Nuestros cerebros han aprendido a ser selectivos y a eliminar de nuestra percepción consciente elementos del paisaje que no nos aportan nada. Salvo una factura o una comunicación oficial, el sobre de marras se hace transparente.

Es “distante”
Como destinatario, no puedes expresar lo que piensas, ni valorar la comunicación, ni decir nada. Es la comunicación unidireccional. Y los clientes quieren, deben y necesitan hablar.

No hay emociones compartidas
Las emociones son grupales, se comparten, se refuerzan y consolidan en el grupo. Necesitamos hablar, relacionarnos y compartir…

Es caro
Aún cuando los precios de impresión están por los suelos, la suma de costes convierte la pieza en un incunable.

Es lento
Acelerando “a tope”, la suma de necesidad del cliente, briefing, propuesta creativa de agencia, corrección de textos, validación, producción gráfica, manipulado, envío por correo no baja nunca de la semana.

Anuncios