El Consejo asesor en la PYME

Thierry, amigo y consultor estratégico, cuando era owner/propietario (yo, no él) de una empresa siempre insistía en la dificultad que suponía ayudarme cuando era propietario y al mismo tiempo el primer ejecutivo,  o viceversa. Hablamos entonces, y eso eran los 90, de la creación de un Consejo integrado por independientes, por personas de valía y valientes que me dijesen a la cara en qué había que cambiar, qué estaba haciendo mal o cómo podría mejorar. El resultado de aquella entelequia fue rotundo: no tenía dinero para pagar a los miembros del Consejo.

Ese Consejo asesor era, y sigue siendo, una excelente idea. Un experto en el negocio, un experto en management, otro en finanzas y un par de nombres con prestigio y experiencia en el ámbito empresarial nos ayudarían tanto en la táctica como en la estrategia. Un equipo de trabajo de campo captaría toda la información necesaria para que los miembros del Consejo conozcan el negocio y los actores. Luego, una reunión mensual, salvo crisis, sería más que suficiente para ayudar a la PYME y al PYMERO. Un amigo está con ello, con una empresa de hombres/mujeres con experiencia, prestigio y conocimiento que puedan ayudar a las PYMES a crecer, a internacionalizar su negocio, a innovar o, simpemente, a gestionar más eficientemente el negocio.

La idea es interesante y más productiva que los cursos para emprendedores, los libros de autoayuda, los asesores fiscales y los amigos; pero es necesario, desde la perspectiva del propietario/ejecutivo estar dispuesto a escuchar, a asumir críticas, a ver la realidad a través de los ojos de otros y a cambiar.

¿Te parece una idea intresante? ¿Crees que nuestros empresarios estarían dispuestos a contar con un Consejo Asesor Independiente?

Anuncios