El fin de la prensa en papel?

“A perro flaco todo son pulgas” o, lo que es lo mismo, cuando algo tiene que cambiar sencillamente cambia.

La prensa en papel lucha por su supervivencia en varios frentes.

El primero, los sobrecostes del periódico tradicional frente a la red.

Rotativas, papel, manipuladores, transportistas, quiosqueros… el regalo promocional. Hace tiempo que las grandes editoras son conscientes del final y, con más o menos éxito, está reconvirtiendo sus organizaciones hacia, como decía Cebrián, “generadores de contenidos”.

La paulatina desaparición de los tradicionales quioskos.

El tradicional quiosko es un negocio a la baja y lo que fue el paradigma de la distribución en los 80 es hoy una especie en peligro de extinción. Sobreviven y mal viven del regalo promocional que es, al mismo tiempo, fuente de costes ocultos para los pobres quiosqueros (más espacio, más personal y más tiempo).

Los cambios de hábitos de consumo.

Los lectores buscan información en tiempo real, si quieren especialización ya tienen sus webs, sus foros y sus blogs, ¿para qué acudir a un espacio físico si en el virtual acceden a más información, más rápida, más precisa y más personalizada? El coste aparece como un problema. ¿Estaríamos dispuestos a pagar por contenidos? Sin duda sí, resolviendo dos pequeños inconvenientes. Estamos dispuestos a comprar pero “a su precio”. El modelo de tienda applestore es la clave: precio insignificantes en mercado global. El segundo reto, un modo de pago (medio) que no devore el profit en comisiones.

Los e-reader

La batalla se dilucida en la sombra. Las presiones son muchas para ralentizar el lanzamiento masivo de los distintos ereaders (lectores electrónicos de periódicos o lbros) y ocurren en la más absoluta sombra. La tecnología no es todavía “seductora” (blanco y negro, pesados, incómodos, de difícil acceso) y su salida masiva al mercado se ralentiza ante las presiones de los lobbys implicados (editores, papeleros y gestores de derechos de autor),  y la falta de seguridad de los fabricantes ante un producto que aparece ante los compradores como anticuado.

Existen en la actualidad tecnología y prototipos en color, delgados como el papel, plegables, de bajo consumo a la espera del momento. ¿Qué empresa de IT renunciaría a un nuevo mercado de crecimiento exponencial masivo cuando la crisis arrecia en las ventas de portátiles e impresoras?

Pero no todo es oro.

La publicidad en la red necesita madurar

Una ventaja para el periódico en papel es el desastre estético, funcional y técnico que supone la publicidad en los medios online.

El usuario simplemente “no ve” los banners (hay estudios de usabilidad que muestran como nuestro cerebro detecta la forma y tamaño de un banner publicitario y, simplemente, “pasa de ellos”), se siente “violado” en sus derechos cuando un anuncio ocupa la pantalla al completo sin su consentimiento, ralentiza el PC ante el consumo gráfico y de proceso de los megabanners flash.

Estate atento a los próximos meses. Cuando algo tiene que cambiar, cambiará sin duda.

Y como muestra de la conjura de los elementos, accede a este link: http://www.marketingdirecto.com/noticias/noticia.php?idnoticia=34064

Anuncios